Definición, características, criterios de evaluación del TOD (Trastorno Oposicionista Desafiante)

 

Continuamente, encontramos niños/as que tienden a la desobediencia, a los desafíos, a las rabietas. Los malos comportamientos pueden deberse a un trastorno de la conducta que debe se controlado para evitar verdaderos fracasos.

En la población general, la prevalencia se estima que se encuentra entre el 2 y 16%. A un niño que presenta los síntomas del TOD debe de hacérsele una evaluación completa. Es importante buscar otros desórdenes que puedan estar presentes, tales como: el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), problemas de aprendizaje, trastornos del humor (depresión, trastorno bipolar) y trastornos de ansiedad.

El trastorno de oposición desafiante (TOD) se define por un patrón recurrente de conducta negativista, desafiante, desobediente y hostil dirigido a las figuras de autoridad. Las formas más frecuentes de manifestarse son las siguientes:

- Se enfadan con relativa frecuencia. Es muy habitual en ellos las rabietas de todo tipo, ya que pierden con facilidad la paciencia.
- Discuten continuamente con los adultos.
- Desafían las reglas de los adultos. Son provocadores.
- Son niños que intentan en todo momento molestar e importunar de una manera deliberada a las personas que les rodean.
- Culpan y reprochan a los demás de sus propios errores.
- Suelen estar resentidos con todo lo que les rodea. Se molestan e irritan con facilidad.
- Utilizan un lenguaje obsceno. Cuando se enfadan utilizan palabras hirientes, con la intención de hacer daño.
- Suelen tener problemas académicos.
- Son mentirosos e incumplidores.

 

En ocasiones, los niños pueden presentar unos síntomas parecidos a los que caracterizan este trastorno, pero son pasajeros y propios de la edad. Los padres y profesores tendrán que estar atentos a estas diferencias, ya que para que se pueda hablar de trastorno estos síntomas se deben presentar con  gran frecuencia, además de interferir en el aprendizaje, la adaptación en la escuela y, algunas veces, con las relaciones personales del adolescente.

 

Causas

No se sabe con seguridad la causa que produce el trastorno oposicionista desafiante. Hay diferentes teorías que intentan buscar su origen.

Teoría del desarrollo.

Defiende que los problemas comienzan a surgir en el niño o niña entre el año y los dos años. En el desarrollo posterior encuentran dificultades para aprender a ser autónomos y separarse de la persona que ha ejercido en ellos la función materna, a la que se encuentran excesivamente unidos. En este caso, las actitudes negativas responderían a aspectos del desarrollo que no se resolvieron en el momento adecuado.

Teoría del aprendizaje.

Plantea que los comportamientos negativistas del trastorno son producto de conductas negativas empleadas por personas del entorno cercano al niño como por ejemplo castigos o gritos. Esto da lugar  la aparición de conductas agresivas desafiantes y rebeldes, ya que así pueden llamar la atención de sus padres y obtener preocupaciones de estos por si mismos. No hay un patrón familiar distintivo para estos niños, aunque se ha visto que los padres de niños con este trastorno están interesados de manera exagerada en el control y la autonomía.

Criterios para el diagnóstico del trastorno oposicionista desafiante:

Criterio A. Un patrón de comportamiento oposicionista, hostil y desafiante que dura por lo menos 6 meses, estando presentes cuatro (o más) de los siguientes comportamientos:

  1. A menudo se encoleriza e incurre en pataletas.
  2. A menudo discute con adultos.
  3. A menudo desafía activamente a los adultos o rehúsa cumplir sus obligaciones.
  4. A menudo molesta deliberadamente a otras personas.
  5. A menudo acusa a otros de sus errores o mal comportamiento.
  6. A menudo es susceptible o fácilmente molestado por otros.
  7. A menudo es colérico y resentido.
  8. A menudo es rencoroso y vengativo.

Nota: considerar que se cumple un criterio sólo si el comportamiento se presenta con más frecuencia de la observada típicamente en sujetos de edad y nivel de desarrollo comparables.

Criterio B. El trastorno de conducta provoca deterioro clínicamente significativo en la actividad social, académica o laboral.

Criterio C. Los comportamientos en cuestión no aparecen exclusivamente en el transcurso de un trastorno psicótico o de un trastorno del estado de ánimo.

Criterio D. No se cumplen los criterios de trastorno disocial, y, si el sujeto tiene 18 años o más, tampoco los de trastorno antisocial de la personalidad.

Los síntomas suelen aparecer antes de los 8 años y es más frecuente que ocurra entre el sexo masculino hasta la pubertad, momento en el cual parece igualarse la proporción en ambos sexos. La disrupción familiar que ocasionan puede ser muy importante y crear serios problemas en la convivencia.

Factores psicosociales de riesgo:

  • Ambiente social desfavorecido
  • Familias desestructuradas o desafiantes.
  • Presencia de enfermedad mental en algunas de las figuras parentales
  • Clima escolar y atención educativa inadecuada.

BIBLIOGRAFÍA

 

CIE 10. Trastornos mentales y del comportamiento. Meditor, Madrid, 1994 

 

DSM-IV. Diagnostic and statistical anual of mental disorders, 41 edition, APA, Washington, D.C, 1994.

Díaz Atienza, J. Etiología: Factores genéticos. 

Ramón, M. Alumnado con trastorno oposicionista-desafiante.

Rigau-Ratera, E., García-Nonell, C. y  Artigas-Pallarés, J. Tratamiento del trastorno oposicionista desafiante.  

Ruiz Díaz, M. V. Alumnado con trastorno oposicionista-desafiante.

Original: http://www.fundacioncadah.org/web/articulo/definicioncaracteristicascriterios-de-evaluacion-del-tod-trastorno-oposicionista-desafiante.html

Articles in English