¡ Tiene mi hijo la Madurez...! Madurez y Sistema Educativo. / por Nathalia Calderón Astorga, Licda. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. M.Sc. Terapeuta del Lenguaje Oral y Escrito. Especialista en Dificultades del Aprendizaje. PEDAGOGA. Administradora Educativa. Universidad Nacional de Costa Rica - Universidad Católica de Costa Rica

De niños somos unos seres plenamente dependientes de nuestros padres, pero conforme vamos creciendo vamos siendo cada vez más independientes en todos los sentidos. Este proceso de independencia está íntimamente unido a nuestra madurez.

Como todos sabemos llegar a ser un adulto no depende sólo del paso del tiempo. No es una cuestión de edad, puesto que todos conocemos personas con edad adulta pero que siguen siendo niños en la mayoría de sus comportamientos y en el caso contrario también conocemos niños que han madurado prematuramente, por las circunstancias que les han tocado vivir y que siguen comportamientos de adulto.

Por tal motivo se considera adecuada como punto de partida la estimulación (oportuna), forma eficaz para el desarrollo de la madurez escolar; es decir, cuando las estructuras mentales están preparadas para recibirla.

El tipo de estimulación debe ser, ajustada a las estructuras internas que se pretendan desarrollar, adecuadas al potencial genético del niño (a), reconociendo además que expresar el máximo de su potencial dependerá, sin duda alguna, de las circunstancias ambientales.

Se define madurez para el aprendizaje escolar como "… la capacidad que aparece en el niño (a) de apropiarse de los valores culturales tradicionales junto con los otros niños de su edad, mediante un trabajo sistemático y metódico" (Remplein, 1966).

La madurez se refiere básicamente a la posibilidad que el niño (a), en el momento de ingreso al sistema escolar posea un nivel de desarrollo físico, psíquico y social que le permita enfrentar adecuadamente dicha situación y sus correspondientes exigencias. Estos niveles son importantes de desarrollar en el niño para que pueda acceder a los cambios sin problema alguno y así lograr la adaptación a situaciones nuevas. Para la maduración de los niveles del desarrollo intervienen dos factores básicamente, los internos y los externos; tales como las maduraciones fisiológicas, anatómicas, nutricionales, la estimulación, la afectividad y otras.

Entre los factores específicos que influyen en la madurez escolar, encontramos:

-Género.
-Edad cronológica y mental.
-Salud (incluyendo alimentación).
-Estimulación psicosocial: determinado nivel de información y experiencias, estimulación -sensorial, psicomotriz, comunicación verbal, atmósfera emocional adecuada.
-Factor intelectual.

La entrada al sistema escolar (la primera experiencia), es un momento vital para el estudiante, ya que es donde se forman los fundamentos y los aprendizajes esenciales que condicionarán, positiva o negativamente el futuro académico, la autoestima y la autoconfianza.

Es válido destacar la diferencia entre edad madurativa, que es la que nos indica el estado evolutivo del niño en función de su edad cronológica y el desenvolvimiento de sus habilidades cognitivas, emocionales y neurológicas; y la madurez para el aprendizaje, la cual nos indica el nivel en cuanto a calidad y ritmo de aprendizaje según la graduación escolar de ciclos, ubicando al niño (a) en un nivel independiente de su edad cronológica, se le conoce también como nivel de competencia curricular; lo anterior se da cuando un estudiante está en un nivel educativo, pero su madurez para el aprendizaje se ubica en un nivel inferior o superior al que se encuentra, de ahí la independencia o separación entre la edad cronológica y la edad madurativa.

Se debe tener presente que la edad cronológica es la edad que tiene el niño (a) es decir, su tiempo vivido; mientras que la edad madurativa es la edad a la que equivale su nivel cognitivo. De aquí la importancia de que los niños y las niñas posean las bases mínimas que indican su maduración y equilibrio para los procesos de enseñanza y aprendizaje, puesto que tener 5, 6, o 7 años de edad cronológica, no representan ninguna garantía para el docente y / o padres de familia.

Un desarrollo insuficiente en ciertas funciones dará como resultado una disarmonía cognitiva subyacente al fracaso escolar. Es válido destacar que estas disarmonías cognitivas se correlacionan con el fracaso en la adquisición de los primeros aprendizajes e influyen en la relación que el niño establece con el centro educativo, con el hogar y con su grupo de pares (iguales).

La noción de inmadurez significa retraso con respecto a la media estadística o inestabilidad con respecto a la misma. Existen tres clases de inmadurez:

Inmadurez neurológica: Detectada mediante un eletroencefalograma, el trazado es anormal, lo que indica que el niño (a) posee una actividad bioeléctrica que se halla en un estadio todavía inestable o retrasado con respecto a la media. Se atribuye a una alteración del proceso de maduración acompañado de irritabilidad, pero sin influir para nada en la inteligencia.

Inmadurez emocional: Es una no maduración de la inhibición de reacciones emocionales. El niño inmaduro responde a cada situación con valores afectivos propios y constituye una manera de adaptación al medio que no responde a los parámetros esperados para la edad.

Inmadurez psicomotora: Es la que aparece en el marco del desarrollo psicosocial.


Las cuales se dan en tres espectros:

-Leve: Perturbación leve de un área, tiene un pronóstico muy bueno.
-Media: Perturbaciones o bloqueos temporales en una o más áreas, su pronóstico es de evolución y recuperación lenta.
-Severa: Disarmonía generalizada que produce retraso en varias áreas, se generaliza por un pronóstico de recuperación constante.

El tratamiento específico de las alteraciones madurativas se debe enfocar mayoritariamente en las áreas del desarrollo:

-Coordinación visomotora.
-Memoria inmediata.
-Memoria motora.
-Memoria auditiva.
-Memoria lógica.
-Pronunciación (expresión oral).
-Coordinación motora.
-Atención.
-Fatigabilidad.

Algunos ejemplos de un trabajo más específico en cada área, podrían ser:

-En el área de coordinación visomotora, solicitar al niño que copie dibujos o formas simples.

-Memoria inmediata, se pueden mostrar láminas durante 30 segundos y luego se le pide al niño que nombre inmediatamente lo que vio. Al iniciar pocos objetos o dibujos en la lámina y poco a poco se va ampliando la cantidad.

-Memoria motora, dibujar en el aire (sentado junto al niño) o en una pizarra mágica, para que el niño (a) vea el dibujo y luego lo reproduzca de memoria, se inicia con figuras muy simples.

-Memoria lógica, se puede estimular al relatar un cuento breve que contenga unas 3 cualidades y 3 acciones, luego solicitar al niño que lo narre (reconstrucción).

-Coordinación motora, se ayuda al utilizar el recorte de diseños en diversas posiciones: lineales, circulares y otros.

-Memoria auditiva, estimular al leer un breve listado de palabras o números para que el niño los evoque inmediatamente.

Muchos especialistas consideran la repetición escolar por "inmadurez", como algo favorable, sin embargo, dicha fundamentación está basada en una serie de condicionamientos erróneos:

-El estudiante que no aprendió o no aprendió suficiente, aprenderá si toma exactamente el mismo camino por segunda vez, el camino que le hizo fracasar la primera vez.

-Nada se aprendió a lo largo del proceso y que, por tanto, es necesario empezar todo de nuevo desde el inicio.

-El conocimiento y el aprendizaje operan en una dimensión lineal, siguen rutas fijas, y son el resultado de la ejercitación repetitiva.


Por el contrario, socialmente la repetición refuerza el círculo vicioso de las bajas expectativas, el bajo rendimiento, la baja autoestima y por ende el fracaso escolar. Los padres y madres de familia interpretan las bajas calificaciones de sus hijos como una señal de su incapacidad para aprender. La repetición, de este modo, refuerza las peores expectativas de los padres respecto a sus hijos, su futuro y su propia condición familiar. La repetición, en definitiva, sólo atrae más repetición. El fracaso conduce al fracaso, el éxito nos lleva al éxito.

Es importante evaluar a los niños (edad madurativa), antes de su ingreso al sistema educativo formal, con el fin de disminuir el número de niños y niñas que ingresan inmaduros a la educación básica generando inseguridad, sufrimiento, dificultades, rechazo frente al estudio, fracasos y finalmente la deserción escolar.

La finalidad de la evaluación es servir de pauta para la elaboración, seguimiento y evaluación de la propuesta curricular que sea necesario realizar para responder adecuadamente a las necesidades que presenta el alumno.

Antes de que un niño ingrese al jardín de niños hay que tener en cuenta dos aspectos muy importantes: escoger muy bien el momento y la institución a la que va a entrar, así como preparar al niño (a) para un cambio tan importante.

El jardín de niños debe ser un lugar para jugar, socializar y a partir de estas experiencias, libres en su mayoría, aprender, no hay ningún requisito que los niños deban cumplir para poder realizar estas actividades, sin embargo; cuando un niño ingresa a esta etapa se le pide que sea capaz de concentrarse y poner atención, que pueda permanecer sentado por un periodo de tiempo considerable y adaptarse al ritmo del grupo. Para lograr esto y además ser capaces de cortar, pegar, pintar y escribir, los niños requieren alcanzar un grado importante de madurez neurológica y emocional, por lo que no todos los niños están listos al mismo tiempo y algunos requieren ir a su propio paso.

Debido a que no existe una edad exacta en la que los niños estén listos para ir a la escuela, si se sienten dudas sobre la madurez del niño, se puede esperar un año más o buscar una escuela que ponga poca atención al aprendizaje académico y se centre en ayudarlo en su desarrollo por medio de juegos en los que el niño pueda aprender a su propio ritmo.

Es importante evitar varios cambios durante el mismo período; cambio de casa, ingreso a la escuela, llegada de un hermano y otros más generadores de "estrés".

Para ayudar al niño a entrar a la escuela es muy importante que los padres estén listos, en especial la madre que es quien normalmente pasa la mayor parte del tiempo con su hijo, quien ha creado una relación más estrecha y para quien puede ser más difícil la separación. Se deben aclarar los propios sentimientos y tomar en cuenta que a todos los padres les preocupa dejar a su hijo (a) al cuidado de otra persona; saber si lo valorarán o lo tratarán como él está acostumbrado. Debe existir total seguridad de que se está dejando al niño (a) en manos de profesionales, de esta manera la escuela le hará un gran bien y al entrar en ella está dando un paso hacia su independencia.

Preparar al niño es necesario, por ejemplo; hablando con él sobre lo que se hace en la escuela y qué puede esperar que suceda en ella. Es importante que conozca con anterioridad a su maestra, su aula y si puede conocer a algunos de los que serán sus compañeros, sería excelente.

Además involucre a su hijo en los preparativos, como la compra del uniforme, lonchera, etcétera. Transmitir en el niño la idea de que es una escuela muy buena, que hay confianza en los docentes y que ahí va a estar bien.

Algunos niños se quejan de dolores de cabeza y estomago, los cuales pueden o no ser reales, pero aunque no lo sean reflejan el gran estrés al que están siendo sometidos.

Por último, se debe tener presente que en la escuela tendrá suficiente presión, por lo que es importante que en la casa encuentre un lugar donde se sienta tranquilo y aceptado por la forma en que está reaccionando.

Al buscar la institución educativa, es recomendable tener varias opciones de dónde escoger, visitarlas, hablar con los docentes y estando consciente de que no existe una escuela perfecta, elegir la que mejor cumpla con las expectativas que tienen los padres sobre la educación.

Debe existir un equilibrio entre las oportunidades de aprendizaje cognitivo y de socializar. En este momento lo más importante es que el niño (a) tenga una buena imagen de sí mismo, un niño seguro aprenderá siempre, esto debe ser prioritario al escoger una escuela.

Para conocer un poco el tipo de institución es bueno fijarse en la forma en que está organizada físicamente y en que se adaptan a los ritmos de cada niño. Esto se puede observar mediante la relación de los docentes con los niños más inquietos y con los más tranquilos, y si ambos se ven contentos.

Analizar el estilo de los profesores, su trato y paciencia con los niños y su capacidad para darle a cada uno el trato que necesita. Cuántos niños hay por adulto, es otro elemento útil.

Más que buscar una escuela con el "mejor nivel académico" es importante buscar un lugar donde los niños y niñas puedan jugar y expresarse libremente y sobre todo, que estén contentos, lo cual es garantía de que aprenderán.

En los primeros años (etapa preescolar), lo más valioso es que tengan la oportunidad de socializar y establecer lazos afectivos, en este caso con sus maestras y compañeros. Lo cual nos recuerda una vez más que el hogar sigue jugando un papel muy importante en la formación de la personalidad de los niños y la escuela sólo debe complementarlo.

La elección de la institución educativa para nuestros hijos e hijas, conlleva un alto compromiso, pues son varios los aspectos que se deben tomar en consideración, además de los ya citados:

-Visión y misión institucional.
-Objetivos propuestos.
-Tipo de ser humano que esperan formar.
-Enfoque curricular institucional.
-Personal docente y administrativo.
-Posición geográfica.
-Seguridad.
-Ambiente.

De igual manera, respetar la personalidad del niño (a), la cual debe tener una clara armonía con la institución elegida; existen instituciones más orientadas al deporte, otras al arte, al área cognitiva, al dominio de varios idiomas y muchas opciones más. Los dos componentes más importantes para la elección de la institución, deben ser: la personalidad del estudiante y las expectativas futuras y reales de los padres (las cuales deben ser congruentes con el hijo- a). Cada ser humano es único e irrepetible, un hijo puede desenvolverse perfectamente en determinada institución, mientras que para el otro, podría resultar un rotundo fracaso, pues su orientación y personalidad no se relacionan con el enfoque curricular de la institución.

Es básico que los niños y niñas vivan un apropiado proceso de "aprestamiento" antes del ingreso a la educación formal, definiendo aprestamiento como "el estar listo para iniciar determinado aprendizaje, pueden coexistir múltiples estados de aprestamiento".

Indagar sobre el tipo de "aprestamiento" y / o estimulación que se le brindará a su hijo, antes de ingresar a la educación formal es determinante; el período de aprestamiento es fundamental para el desarrollo y estímulo de ciertas funciones básicas, como: destrezas y habilidades preacadémicas, funciones del desarrollo natural (psicomotricidad, percepción, lenguaje, funciones cognitivas, afectivas y sociales), además de la creatividad.

Es tiempo de evocarnos hacia una educación más creativa, que busque favorecer el desarrollo potencial en todas las disciplinas y asuntos. Resulta urgente reformular las estrategias de mediación pedagógica, dejando atrás un enfoque memorístico y repetitivo, que limita a los niños y jóvenes a relacionar, abstraer, analizar y por ende a pensar.

Vivir significa saber afrontar los conflictos y resolverlos implica crecer intelectualmente. En muchos países la educación ha logrado transmitir a los niños y jóvenes cierto grado de éxito. Mientras que en nuestro país, existen muchas instituciones educativas (desde el preescolar , hasta niveles universitarios), que desean tener repetidores mecánicos de conocimientos, seres poco pensantes que se limiten a imitar a su profesor y poner por escrito (en una prueba) las ideas del docente o de algún autor bibliográfico básicamente.

Una prueba básica para aplicarla a su hijo (a):

A continuación se describe una de las diversas pruebas que existen, está compuesta por diferentes sub.test siendo una "Batería de Funciones Básicas", destinada a predecir en forma global, las posibilidades del rendimiento en el primer grado de enseñanza general básica.

Test A.B.C. de L. Filho. Es de aplicación sencilla y orienta sobre la madurez del niño (a) para el aprendizaje. Su administración es rápida. Está compuesto de 8 sub. test o partes. Se recomienda en niños que ingresarán a primer grado. Claro está que un niño de dos a tres años sometido a esta prueba fracasará en todo o casi todo, pues no llegará a comprender las tareas indicadas.

Especificaciones sobre el test:

Administración: Individual.
Materiales: Papel blanco, lápiz, borrador, tijeras, lámina y fichas del test.
Protocolo: El administrador ( el adulto) registrará con anotaciones las respuestas y las conductas del niño durante la prueba.
Evaluación: Mediante una tabla de control.

Subtest 1: Es una prueba de coordinación visomotora en que al niño se le pide reproducir 3 figuras geométricas.
Material: Tres cartoncitos (cuadritos del mismo tamaño) que tengan cada uno de ellos impresa o dibujada una figura geométrica, ver ejemplo. Cada figura se enseñará una vez, en media hoja blanca y con un lápiz y un reloj que marque segundos.
Instrucción: Tome este lápiz, haga en este papel una figura igual a ésta (tiempo máximo de espera para reproducción a la vista del modelo, un minuto). ¡ Muy bien! Ahora haga otra igual a ésta, ahora ésta última.
Evaluación: Cuando la reproducción del cuadrado es perfecta o con dos lados apenas sensiblemente mayores, conservando todos los ángulos rectos, el rombo en los ángulos bien observados y la tercera figura reconocible. 3 puntos.
Cuando la copia del cuadrado tenga dos ángulos rectos y las demás figuras reconocibles. 2 puntos.
Cuando las tres figuras fueran imperfectas pero desemejantes. 1 punto.
Cuando las figuras sean iguales entre sí. 0 puntos.
Anotar si el niño copió con la mano derecha o con la izquierda.

 

 

Subtest 2: Mide memoria visual y capacidad de atención dirigida. El niño debe recordar 7 figuras vistas en un cartón (lámina) que se presenta durante 30 segundos. Las figuras son relativamente grandes y familiares para los niños.
Material: Una lámina de figuras que presenta seis objetos (ilustraciones); taza, llaves, carro, gato, mano, reloj, pez.
Instrucción: El cartón se pone al reverso, del otro lado de la lámina hay figuras muy lindas. Yo voy a dar vuelta y usted va a mirar las figuras sin decir nada. Después de que yo las esconda, usted me va a decir los nombres de las cosas que vio.
Evaluación: Se anotan los nombres mencionados por el niño. Si el niño dice 7 figuras = 3 puntos, Si dice entre 4 a 6 figuras = 2 puntos, al mencionar entre 2 a 3 figuras = 1 punto, si dice una o ninguna = 0 puntos.


Subtest 3: Mide coordinación visomotriz. El niño debe reproducir en el aire tres figuras realizadas por el examinador.
Material: Papel y lápiz.
Instrucción: El examinador se coloca al lado derecho del niño, apunta con el dedo índice, al frente, teniendo el brazo un poco doblado): Mira bien lo que mi dedo va a hacer aquí (reproduce en el aire la figura A). Haga ahora con su dedito lo que hice yo con mi dedo. Bien, ahora, dibuje en este papel la figura que hizo en el aire. Después de que el niño la haya dibujado: ahora, otra figura. Haga esto con su dedo (reproducir en el aire la figura B). Bien, ahora dibuje en el papel la figura que hizo en el aire. Después que el niño lo haya dibujado: Ahora la última. Haz esto, (reproduce la figura C) ¡ Muy bien! Ahora haz en el papel esta última figura que hiciste en el aire. El niño no debe estar frente al examinador, sino a su lado, de modo que tenga el mismo punto de vista. El centro de cada figura trazada por el examinador en el aire deberá quedar sensiblemente a la altura de los ojos del niño. Los movimientos deben ser lentos.
Evaluación: Buena reproducción de las tres figuras = 3 puntos, Buena reproducción de dos figuras, cualquiera que haya sido la imperfección de la restante = 2 puntos, Buena reproducción de una figura, siempre que las demás no hayan sido invertidas = 1 punto. Mala reproducción de todas las figuras, pero de modo de diferenciarlas = 1 punto. Reproducción del mismo trazado para las tres figuras o inversión del trazado de dos o de las tres figuras = 0 puntos.


Subtest 4: Su objetivo es la evaluación de la memoria auditiva. El niño debe repetir una serie de palabras de uso común.
Material: Ficha con las palabras impresas.
Instrucción: Voy a decir siete palabras. Pon mucha atención, porque después va a decirlas usted. Escuche: árbol, silla, piedra, cachorro, flor, casa, ventana.
Evaluación: Anotar las palabras que diga el niño y si existen errores de articulación (pronunciación), la evaluación es solo numérica: reproducción de las 7 palabras = 3 puntos, reproducción de 4 a 6 palabras = 2 puntos, reproducción de 2 a 3 palabras = 1 punto, reproducción de una sola palabra o ausencia de reproducción = 0 puntos.


Subtest 5: Evalúa la capacidad de comprensión y memorización.
Material: Ficha con el cuento redactado.
Instrucción: ¿ A usted le gustan los cuentos? Voy a contarle uno. Presta atención porque después usted me va a contar el mismo cuento. (Pausa). "María compró una muñeca, era una linda muñeca de vidrio. La muñeca tenía los ojos azules y un vestido amarillo. Pero el mismo día que María compró la muñeca se cayó y se rompió. María lloró mucho". (Pausa). Ahora, usted cuénteme este cuento.
Evaluación: Anotar la narración del niño (o grabarla). Si la reproducción indica tres acciones (compró, rompió, lloró) y asimismo los tres detalles (de vidrio, ojos azules, vestido amarillo) = 3 puntos, si menciona las tres acciones (verbos) y un detalle = 2 puntos, si solo menciona las tres acciones o dos acciones y un detalle = 1 punto. Si menciona dos acciones o una acción y detalles = 0 puntos.


Subtest 6: Evalúa lenguaje expresivo y especialmente trastornos de tipo fonoarticulatorios. El niño debe repetir 10 palabras difíciles y poco conocidas.
Material: Ficha con las palabras impresas.
Instrucción: Voy a decir unas palabras y usted las irá repitiendo, una a una (conforme yo las diga).
-Contratiempo, incomprendido, nabucodonosor, pintarrajeado, Sardanápalo, Constantinopla, ingrediente, cosmopolitismo, familiaridades, transiberiano. Después de cada palabra el examinador espera la repetición del niño, anotando las palabras que fueron mal pronunciadas.
Evaluación: Por las palabras reproducidas adecuadamente: Nueve a diez palabras = 3 puntos, de cinco a ocho = 2 puntos, de dos a cuatro = 1 punto, una o ninguna = 0 puntos.


Subtest 7: Evalúa también coordinación visomotora. El niño debe recortar una línea curva y otra quebrada.
Material: Una hoja de papel donde estén impresas o trazadas, en rasgo fuerte, de lado a lado y del mismo tamaño una línea curva y otra quebrada. Una tijera común y de puntas redondeadas, reloj que marque segundos.
Instrucción: Usted va a recortar este diseño lo más rápidamente que pueda, pasando la tijera exactamente por el medio de la raya. Se coloca la tijera sobre la mesa y se puede empezar. Marcar un minuto. ¡ Muy bien! Pare. Ahora corte en la otra raya.
Evaluación: La evaluación tendrá en cuenta la cantidad y la calidad del trabajo, así:
Cortando más de la mitad de cada diseño, en el tiempo marcado de un minuto para cada uno, sin que haya salido del trazo = 3 puntos, cortando más de la mitad saliendo del trazo = 2 puntos, cortando con regularidad, hasta la mitad, en uno de los diseños y parte del otro = 1 punto. No respetando el diseño de algún modo = 0 puntos.


Subtest 8: Evalúa coordinación visomotriz y resistencia a la fatiga. El niño debe dibujar puntos en un cuadriculado, teniendo un tiempo fijo de 30 segundos. Los cuadros son pequeños.
Material: Reloj que marque segundos, papel impreso o rayado con cien cuadritos de un centímetro cuadrado cada uno y lápiz de color grueso.
Instrucción: Usted va a hacer un punto bien fuerte en cada cuadrito de éstos, lo más rápidamente que pueda. Así (se hacen tres puntitos en los tres primeros cuadrados de la línea superior). Se pone el papel en posición conveniente para el niño y se le entrega el lápiz. Empiece (se marcan 30 segundos). ¡Pare! ¡ Muy bien! No se permiten rayitas o crucecitas.
Evaluación: Se cuentan los puntos, excepto los realizados por el examinador. Todos los puntos serán contados, aún cuando haya más de uno en el mismo cuadrito. Pero las rayitas no serán tomadas en cuenta.
La anotación es la siguiente: más de 50 puntos = 3 puntos, de 26 a 50 puntos = 2 puntos, de 10 a 25 puntos = 1 punto, menos de 10 = 0 puntos. Si el niño no siguiera el orden sugerido (de su izquierda hacia su derecha) debe anotarse el hecho.

Evaluación final:

La evaluación general se obtendrá por la simple suma de los puntos alcanzados por el niño en cada sub. prueba. El resultado indicará (si se han seguido las instrucciones al pie de la letra), el nivel de madurez para su ingreso a primer grado en términos absolutos, esto es, sin ninguna relación con la edad cronológica o con la edad mental.

La observación de los grandes grupos sometidos a la clasificación de la prueba A.B.C., así como el estudio de numerosos casos individuales, confirman los resultados:

NM = Nivel maduracional.

  NM de 18 puntos o superior: El niño aprenderá a leer y a escribir en un semestre lectivo.
NM inferior a 10 puntos:
  NM inferior a 10 puntos: El niño aprenderá con dificultad, exigiendo, en la mayoría de los casos un tratamiento especial.
  NM de 7 puntos o inferior: Para estos casos se hace necesario pruebas complementarias, como las de salud, así como una evaluación por un especialista en Dificultades del Aprendizaje, para determinar la causa de tal puntuación.

 

Bibliografía de apoyo:

Beirute, L. otros. (1995). Colección: Ayudemos a nuestros niños en sus dificultades escolares. Editorial Universidad de Costa Rica.

Borda, E. y otros. (1999). Rendimiento académico. Bogotá, Colombia: Editorial Magisterio.

Bustos, M. (1995). Manual de Logopedia Escolar. Madrid, España: CEPE.

Condemarín, M. y otros. (1995). Madurez Escolar. Madrid, España: CEPE.


Eisner, E., Guilford, J., Koga, N., Lagemann, J., Sieber, J., Singer, J., Torrance, E., Wallach, M. (1971). Creatividad y Educación. Barcelona: Editorial Paidós.

Fernández. F. y otros. La Dislexia. Madrid, España: CEPE, 1998.

Juárez A. y Monfort, M. (1989). La estimulación del lenguaje oral. Madrid, España: Santillana,

Keil, J. (1989). Creatividad. México, D.F.: Editorial Mc Graw Hill.

Lowenfeld, V. (1973). Desarrollo de la capacidad creadora. Buenos Aires: Editorial Kapelusz.

Marín, G. (1999). Atención del niño excepcional. Editorial UNED.

Méndez, J. (1995). Áreas de corrección para niños con problemas de aprendizaje y su control. PROMECE.

Morales, K y Villalobos, E. (1999). Niños con Déficit Atencional. Editorial UNED.

Méndez, Z. (1985). Reflexiones sobre el primer seminario taller "El Desarrollo de la Creatividad en la Enseñanza". Revista Universidad de Costa Rica. 9 (1-2) 53-60.

Narvarte, M. (2003). Trastornos Escolares. Colombia: Lexus Editores.


Remplein, H. (1966). Tratado de Psicología Evolutiva. España: Editorial Barcelona.


Wood P. (1998). La Escuela por dentro. Madrid, España: Ediciones Paidós.

Woodburn, S. y Carlos, B. (2001). Los Problemas de Aprendizaje en Niños. San José.: Editorial Universidad de Costa Rica. Test de la Escuela Meeting Street (Adaptado).


Woodburn, S. y otros. (1997). El desarrollo motor en niños. Prueba de desarrollo motor - Universidad Nacional (PDM - UNA). San José.: Editorial Universidad Nacional.