" Curvas de Evolución en Programas de Apoyo Psicopedagógico " / "Curvas de Evolución en Programas de Apoyo Psicopedagógico" (Extraído del libro "Learning disabilities and your child" Lawrence J. Greene, Fawcett Columbine, New York, 1984).

Los problemas de aprendizaje raramente se resuelven en una semana o un mes. Aunque algunas deficiencias específicas (por ejemplo la comprensión de fracciones) pueden ser resueltas más rápidamente, otras deficiencias de aprendizaje son como el eslabón de una compleja cadena. Estos eslabones comprenden factores psicológicos, intelectuales, ambientales y dinámicos familiares que deben ser cuidadosa y laboriosamente abordados. La cantidad de tiempo, por tanto, varía en cada caso. Los factores que influencian el tiempo requerido incluyen la severidad del problema, la edad del niño, la las habilidades de los profesores, la cantidad de apoyo proveniente de los padres y el deseo del niño de superar sus problemas.

La curva de evolución N.1, es por supuesto, la más gratificante para todos los involucrados: niño, profesor, padres, especialista. Las estrategias de tratamiento parecieran funcionar como una poción mágica y el estudiante inicia una marcada mejoría. Entre el 15 y el20% responden de esta forma al tratamiento.

La curva de evolución N.2 es típica en la mayoría de los casos que reciben tratamiento en sus dificultades de aprendizaje. La mejoría puede ser más lenta, pero constante y segura; esto hace que el niño responda progresivamente al tratamiento y su entusiasmo por aprender y su autoconcepto mejore consecuentemente. La regularidad de esta curva de mejoría facilita la predicción del tiempo en que los problemas pueden llegar a ser resueltos. El 50% de los niños responde de esta manera.

La curva de evolución N.3 representa un progreso más errático en las habilidades de aprendizaje. Aquellos niños cuyo progreso es caracterizado por esta curva de evolución tienden a manifestar "picks" de mejorías seguidos por períodos regresivos o de estancamiento. Un niño con problemas de inversión de letras, por ejemplo, puede eliminar las inversiones por un período de tiempo, luego invertir la d/b en la escritura o lectura de palabras. O un niño puede estar menos desconcentrado por un mes o dos y luego manifestar problemas de concentración nuevamente. Nuestra experiencia clínica con más de 7.000 niños con problemas de aprendizaje demuestra que la mayoría de los niños descritos por esta curva de evolución llegan a resolver finalmente sus problemas de aprendizaje. Sus estancamientos y regresiones periódicas, sin embargo, podrían resultar muy frustrantes si los padres, profesores y niños no asumen una actitud de perseverancia en el esfuerzo y confianza en los logros involucrados en el próximo "pick". En algunos momentos del proceso de tratamiento, los logros se consolidan y su desempeño en la sala de clases comienza a ser menos errático. Esta curva de evolución describe a un 20% de los niños en tratamiento.


La curva de evolución N.4 es característica de aproximadamente un 10% de los niños en tratamiento. Resulta sin duda, la más frustradora para padres, profesores, especialistas y niños. Un niño en esta situación no mostrará mejoría durante varios meses y debido a esta falta de progreso la tendencia es a desmoralizarse. Es frecuente y razonable que los padres del niño comiencen a cuestionarse la eficacia de la estrategia de tratamiento. Sin embargo, antes de abandonar cualquier programa de apoyo o tratamiento, los padres debieran estar preparados para considerar un período razonable de tiempo que permita al programa demostrar su efectividad. Asimismo, podría considerarse que aunque la perseverancia puede finalmente lograr abrirse camino, ella sola no sería capaz de transformar un programa inadecuado en uno efectivo. Por ello, los casos resistentes a tratamiento como los descritos en esta curva, debieran ser examinados más cuidadosamente en reuniones de especialistas para explorar así estrategias de tratamiento alternativas. Incluso debiera considerarse la posibilidad de incorporar en un proceso de "brainstorming" a otros especialistas y profesores que no hayan estado involucrados directamente en el caso, pero que con su experiencia en este campo tendrían algo nuevo que decir.
Es imposible predecir con absoluta certeza la curva de evolución de aprendizaje de un niño. Algunos niños con severos problemas responden muy rápida y positivamente al tratamiento; otros con problemas menos graves pueden responder más lentamente debido a los diversos factores involucrados. Por ello es necesario que tanto las metas educacionales como las fijadas durante el tratamiento sean razonables y tomen en cuenta el potencial de respuesta patrón del niño".