Cómo saber si un niño tiene problemas de audición Por:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. / U. de Chile / Magíster en Trastornos del Lenguaje, Universidad de Talca. / MúsicoTerapeuta U. de Chile Docente Universidad André Bello, Fonoaudiólogo Clínico Ceril, Abril 2010

Si el menor no se despierta ni se sobresalta frente a ruidos fuertes, o no busca de dónde provienen los sonidos y no mira cuando se le llama por su nombre es probable que sufra de algún tipo de dificultad auditiva, según afirma el docente y fonoaudiólogo de la Universidad Mayor Ignacio Wettlig.

En la actualidad, existe una importante población de niños que se comunican mediante lenguaje de señas o a través de un sistema mixto de lenguaje oral y señas.

Esto porque muchos niños sufren de la pérdida parcial o total de la habilidad de escuchar sonidos en uno o ambos oídos. Si el menor no se sobresalta con sonidos fuertes o no mira cuando lo llaman por su nombre, puede estar sufriendo algún problema de audición.

“Desde que el menor presenta 48 horas de vida ya se pueden realizar pruebas para medir su capacidad auditiva, como es el caso de las emisiones otoacústicas. Esto porque mientras más temprana sea la detección, más temprana será la intervención, lo que permitirá que el menor logre un desarrollo muy similar al resto de los otros niños”, afirma el fonoaudiólogo y docente de la Universidad Mayor Ignacio Wettling.

Como es importante detectar a tiempo esta enfermedad, el fonoaudiólogo aconseja a los padres de los niños a que se fijen en pequeños detalles para saber si el menor tiene o no trastornos auditivos.

“Depende de la pérdida auditiva del menor, pero a nivel general hay que estar atentos y fijarse si en los primeros meses el niño no se despierta o se sobresalta frente a ruidos fuertes. Después, s el niño no busca de donde provienen los sonidos o no mira cuando se le llaman por su nombre. Alrededor del año si se observa que el menor no sigue órdenes sencillas o no comienza a decir palabras y alrededor de los dos años si se observa que el menor sólo se interesa por lo que ve y tiende a comunicarse solamente con gestos”, añade.

Si un niño presenta estos comportamientos, los padres deben llevar al menor a un Otorrino, el que luego de examinarlo debe determinar la posible presencia de una pérdida auditiva. “El experto lo derivará a su vez a un examen audiológico, para confirmar diagnóstico y determinar grado de pérdida”, manifiesta Wettling.

Cómo se sobrelleva esta enfermedad El fonoaudiólogo puntualiza que los tratamientos para la pérdida auditiva son en general de tipo paliativo y dependen del tipo de pérdida auditiva. Entre ellos se encuentran:

1. Ayudas tecnológicas, entre las que están el uso de audífonos para aprovechar la audición residual del menor y el uso de implantes cocleares en aquellos casos mas severos.

2. Implementación de terapias, que permitan al niño desarrollarse e integrarse a nivel personal, académico, comunicativo y social lo más normalmente posible.