Cómo hablarle al Niño / por Ximena Lizana Svec U. de Chile / Candidata a Magíster en Trastornos del Lenguaje, Universidad de Talca. / Ceril

Es a través del contacto y del intercambio con Otros que el niño establece "esquemas" sobre el mundo, los que irá modificando y adaptando según la etapa de desarrollo y circunstancias en que se encuentre.


Como padres y formadores de nuestros hijos siempre estamos preocupados de estimularlos correctamente. En las etapas iniciales del desarrollo del lenguaje, se han observado una serie de conductas y modificaciones lingüísticas que hacemos los adultos al interactuar con niños pequeños:

  • 1. Se emplean frases menos largas
  • 2. Hay más lentitud al hablar
  • 3. Se usan menos tiempos verbales
  • 4. El vocabulario es menos variado
  • 5. Hay menor número de oraciones complejas.

Esto ocurre en todo hablante que se dirige a un interlocutor más pequeño. Por Ej. Un niño de cuatro años que le habla a otro de dos años también va a modificar su lenguaje.

¿Qué efectos tiene esta simplificación del lenguaje? El lenguaje no se desarrollaría normalmente si durante los primeros años de vida se le hablara al niño con un lenguaje demasiado complejo, con un vocabulario rebuscado, sin apoyo de las señales gestuales, ni del volumen, ni de la entonación de la voz, ni del contacto físico. Así como tampoco sino monitoreamos al niño verificando si pudo entendernos y atendernos.
A continuación se hará una breve reseña de los tipos de intercambios ocurridos entre adultos y niños que facilitan y estimulan el desarrollo de las conductas comunicativas y del lenguaje.

Tipos de Intercambios:

-Apuntar, Señalar: Los padres hacen preguntas y comentarios acompañados generalmente del "señalamiento", es decir usando su dedo para apuntar , instando así al niño a compartir la locución y a mirar en conjunto el objeto, persona o acción referidos. Así también ellos desarrollan esta conducta en etapas tempranas del desarrollo del lenguaje.

-Contacto visual: Los adultos buscan y siguen la mirada de sus hijos. Con esta simple pero importantísima conducta estamos generando en el niño el interés por el "otro", para que también busque, siga y mantenga el contacto visual con otros. Permitiendo desarrollar en el niño a través del tiempo la capacidad de ir leyendo las señales generadas en las expresiones faciales así como también la conducta de buscar, seguir y mantener la mirada en objetos que se acercan, alejan desaparecen, se mueven etc.

-Tocar: Es fundamental que junto con hablar, apuntar y contactarse visualmente con el niño hay que tocarlo para llamar su atención, para dirigir su mirada, para que localice la/s personas o los elementos que queremos compartir con él, para que se mueva o para que se oriente hacia donde nosotros necesitamos que lo haga. Estas conductas las aprenderá rápidamente y las aplicará posteriormente con sus interlocutores, facilitando enormemente la posibilidad de compartir significados con el "otro", base fundamental para el desarrollo del lenguaje.

-Eco: Es común que el niño diga una oración con alguna palabra mal articulada (mal pronunciada), en este caso el adulto repite lo que el niño dijo, emitiendo esa palabra con entonación interrogativa, con el fin de que el niño la repita más claramente, sino sucede así el adulto vuelve a repetir la frase infantil pero esta vez con la palabra bien articulada en un volumen más alto, esperando que el niño intente articularla mejor. En caso contrario, es decir, si el niño no logra mejorar la articulación de la palabra, tendrá el modelo correcto dado por el adulto, fundamental para ir desarrollando la discriminación auditiva.

-Expansión: Es frecuente que los adultos imiten la o las emisiones de los niños y al imitarlos cambien el modelo infantil, generalmente añadiendo más información y completando sus frases. Por Ej.: el niño dice: "Tato mamá". El adulto expande: "Este es el zapato de la mamá, es bonito." En el ejemplo se aprecian dos tipos de expansiones una es del tipo sintáctica cuyo objetivo es completar la oración con los elementos gramaticales faltantes "Este es el zapato de la mamá" y el otro tipo de expansión es la semántica cuyo objetivo es añadir información anexa sobre el tema (zapato) en este caso "bonito". Esta conducta permite ampliar el conocimiento del mundo a través del lenguaje, paralelamente con darle al niño los patrones adecuados para sus estructuras oracionales.


Un niño con inteligencia normal y sus sentidos indemnes tiene todas las posibilidades para adquirir el lenguaje, pero si no están los adultos que generen un espacio de relación adecuado esto no sucedería como es de esperarse.

Ver artículo El Desarrollo del Lenguaje