Patología Dual y TDAH

 

La patología dual se puede definir como una enfermedad que designa la existencia simultánea de un trastorno adictivo y otro trastorno mental, o la intersección de ambas disfunciones.

Entre los trastornos psiquiátricos comorbidos más frecuentes en el paciente adolescente o adulto con TDAH destacan los TUS. La importancia de esta comorbilidad deriva tanto de la consistencia de la asociación entre ambas patologías en los múltiples estudios y en la práctica clínica, como de sus repercusiones sociales y las dificultades clínicas que entraña esta comorbilidad.

Existe una sólida interrelación entre el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y los trastornos por uso de sustancias (TUS). Los pacientes con TDAH presentan una elevada prevalencia de TUS y, a su vez, los sujetos con abuso o dependencia de sustancias presentan, con mayor frecuencia de lo esperable, un diagnóstico comorbido de TDAH. La presencia de esta patología dual empeora la presentación clínica, la evolución y el pronóstico de ambos trastornos comorbidos y dificulta el a bordaje terapéutico tanto farmacológico como psicoterapéutico.

En comparación con los que presentan únicamente TUS o TDAH, los TDAH duales presentan:

- Inicio más temprano en el consumo y en el abuso de sustancias.

- Mayor gravedad y cronicidad del trastorno adictivo

- Peor evolución de los síntomas del TDAH.

- Tasas más elevadas de policonsumo.

- Tasas más elevadas de comorbilidad psiquiátrica.

- Menor retención en el tratamiento.

La evaluación y el diagnóstico del TDAH en pacientes con patología dual son, a menudo, complejos y basados, fundamentalmente, en la evaluación clínica. La dificultad es mayor, dado que con frecuencia el paciente se presenta a evaluación siendo ya adulto y sin haber sido diagnosticado previamente durante la infancia o adolescencia.

En el abordaje del paciente con TDAH, junto con las intervenciones psicosociales, la medicación tiene un papel fundamental, tanto la atomoxetina como los estimulantes (el metilfenidato y las formulaciones anfetamínicas, si bien estas últimas no están disponibles en algunos países como España. En relación con los estimulantes, debido a su potencial de abuso, existe el temor a que puedan aumentar la vulnerabilidad a desarrollar TUS o que sean objetos de abuso. Sin embargo, las evidencias indican que en pacientes duales son fármacos con un amplio margen de seguridad, particularmente las formulaciones de vida media-larga.

Hipótesis explicativas de la relación TDAH-TUS

Se han planteado diversas hipótesis para intentar explicar la frecuente asociación del TDAH con los TUS.

1- Mecanismos neurobiológicos: es probable que esta estrecha relación entre conductas adictivas y otros trastornos psicopatológicos refleje factores y sustratos cerebrales comunes, basados en una probable diátesis genética, precipitante de ambas manifestaciones psicopatológicas, es decir, alteraciones comunes en la neurobiología del circuito de recompensa y una vulnerabilidad genética común.

2- Deterioro funcionamiento psicosocial: problemas en el funcionamiento psicosocial, familiar, académico y laboral como consecuencia del TDAH y que se han identificado como factores de vulnerabilidad para los TUS.

3- Comorbilidad con otros trastornos mentales: la coexistencia de un trastorno de conducta, un trastorno antisocial de la personalidad o un trastorno bipolar aumenta la vulnerabilidad.

4- Otros síntomas y rasgos asociados: impulsividad, búsqueda de novedades, mayor irritabilidad, etc.

5- Déficits de tipo neuropsicológicos: características del TDAH: alteraciones en la función ejecutiva.

6- Hipótesis de la automedicación: Una de las teorías más globales es que las sustancias y sus efectos psicotrópicos se utilizan para hacer frente al sufrimiento emocional, lo que se denomina «automedicación». Así, un subgrupo de pacientes con TDAH consumiría sustancias con el fin de compensar o paliar algunos de sus síntomas.

Prevalencia TDA-H-TUS

Múltiples estudios indican que los trastornos por uso de sustancias (TUS) son mucho más frecuentes en pacientes con TDAH que en la población general. La asociación entre el TDAH y el abuso o dependencia de nicotina, alcohol y otras drogas como el cannabis, la cocaína, los opioides o la poliadicción en adolescentes y adultos es un área de creciente interés debido a sus implicaciones en la práctica clínica, en investigación y a nivel de salud pública. Los diversos estudios han evidenciado tasas elevadas de TDAH en pacientes con TUS, de modo que por lo general la mayoría de trabajos coinciden en señalar que entre el 15 y el 25% de adultos con abuso o dependencia de alcohol u otras drogas presentan un TDAH comórbido, cifras muy superiores a las observadas en sujetos de la misma edad de población general. De igual modo se ha estimado que la prevalencia de TUS en pacientes con TDAH es, aproximadamente, el doble que en población general.

Distintas sustancias y TDA-H

Con el objetivo de entender mejor la relación entre el TDAH y los TUS es conveniente repasar la asociación entre cada una de las distintas sustancias y el TDAH por separado.

Tabaco-tdah: El tabaco contiene una sustancia adictiva, la nicotina, que es la sustancia legal más frecuente entre los adolescentes y adultos con TDAH. Es la sustancia con mayor valor predictivo de TUS. Los niños con TDAH, respecto a los niños sin TDAH, tienen doble probabilidades de haber fumado tabaco alguna vez a lo largo de su vida y triple probabilidad de desarrollar una dependencia en la adolescencia o edad adulta.

Cannabis-tdah: El cannabis es una sustancia alucinógena ilegal de abuso más consumida por los TDAH. Sus efectos se asocian a problemas de atención, concentración y memoria reciente, lo que supone un problema añadido. El consumo de cannabis puede: ocultar, exacerbar o agravar los síntomas de inatención propios del trastorno, además de entorpecer la respuesta al tratamiento. Es importante evaluar en personas que consultan un trastorno por uso de cannabis un posible TDAH.

Alcohol-tdah: sustancia depresora que muestra una elevada comorbilidad: un TDAH tiene un 17-45% de probabilidad más de presentar un abuso o dependencia de alcohol que la población general. En el caso de TDA-H se observa un inicio significativamente más temprano, una ingesta diaria de alcohol significativamente más alta, una mayor gravedad de su trastorno adictivo y aparición de otros problemas asociados.

Cocaína-tdah: es una sustancia estimulante, estudios realizados con muestras clínicas han mostrado que entre el 10 y el 35% de sujetos con dependencia de cocaína presentan

TDAH comorbido. Los niños con TDAH tienen el doble de probabilidades que desarrollar un abuso o dependencia a la cocaína. La presencia de TDA-H se asocia con un consumo más temprano, frecuente,  más grave y con una mayor comorbilidad psiquiátrica.

Opioides-tdah: es la sustancia menos estudiada. Existe una elevada prevalencia de TDAH con dependencia a opioides. Entre el 19 y el 55% de pacientes en tratamiento de mantenimiento con metadona presentaban antecedentes de TDAH en la infancia y la mayoría con continuidad en la edad adulta. Los casos de TDA-H que consumen opioides muestran peor evolución, más complicaciones, peor trastorno adictivo y mayor comorbilidad con trastornos psiquiátricos.

 

Fuente Artículo: Fundación CADAH

 

BIBLIOGRAFÍA

Szerman, N.; Martínez-Raga,J.;Knecht, C. "Patología Dual. Protocolos de intervención". Editorial Edikamed (2012).

Lucía González Cadelo. Psicóloga Fundación Acorde. "No solo tengo hiperactividad: Patología Dual y TDA-H"I Jornadas sobre Patología Dual "Adicciones y otros trastornos mentales".8 y 9 de Noviembre, Santander.