DEFENSIVIDAD TÁCTIL: ALGUNAS PERSONAS SON MÁS SENSIBLES©

Por Zoe Mailloux, OTD, OTR/L, FAOTA

Además del importante rol del tacto (o sistema táctil) descrito anteriormente en el documento sobre percepción táctil, otro aspecto crítico de este sentido es su función protectora. El sentido del tacto nos
avisa si algo es filoso, caliente, frío o si puede plantear algún otro tipo de peligro.

Aprendemos a “notar” aquellas cosas que pueden representar un daño o un peligro y respondemos alejándonos de ellas. En algunas personas, sin embargo, el aspecto del sistema táctil que distingue cuáles “mensajes” son potencialmente dañinos y cuáles inofensivos, no funciona bien. En ocasiones vemos niños que tienen un sistema táctil poco activo. Estos niños no sienten el dolor tanto como otros y a veces parecen no darse cuenta de sensaciones táctiles que deberían ser notadas. Más común, sin embargo, es un tipo de aflicción con una respuesta variable o hipersensible al tacto. La doctora Jean Ayres fue la primera en llamar esta afección “defensividad táctil”. Una persona con hipersensibilidad al tacto o defensividad táctil parece reaccionar de manera exagerada ante sensaciones que la mayoría de la gente ni siquiera notaría, o que al menos no le molestaría. Algunos indicadores comunes de defensividad táctil incluyen: sensibilidad a ciertos tipos de ropas o telas, preferencia o aversión por ciertos alimentos que parece estar relacionada, sobre todo, a la textura del alimento (por ejemplo, evitación de alimentos blandos y cremosos o irritación en respuesta a alimentos crujientes o grumosos), evitación de andar descalzo en ciertas superficies como hierba o arena, una resistencia  mayor que la normal a que le cepillen los dientes, lo peinen o le laven la cara, y/o una tendencia a preferir tocar antes que ser tocado, especialmente de manera inesperada. Debido a que normalmente  no pensamos mucho sobre el sentido del tacto, y no nos damos cuenta que algunas personas son más “sensibles” que otras, muchos de estos comportamientos los atribuimos frecuentemente a la personalidad, constitución emocional, o tendencias conductuales. Sin embargo, se han documentado tantos casos de defensividad táctil que nos sentimos seguros de que se trata de una verdadera afección neurológica que puede crear una gran cantidad de molestias e incluso confusión en los individuos que la experimentan, y en sus familias. Nuestro sentido del tacto está íntimamente ligado a nuestras emociones. La sensación de malestar frecuente en este sistema sensorial puede hacer que
una persona presente fuertes reacciones emocionales. Por eso, los niños que tienen esta afección son a menudo descritos como irritables, introvertidos, llorones, enfadados, etc. Es difícil prestar atención si una persona está pensando en cómo siente la ropa, o cuánto le molestó cuando alguien le rozó la piel cuando estaba en la fila. Las personas que tienen esta afección pueden hacerle frente algunas veces mejor que otras. Fuentes de estrés como fatiga, enfermedad, ansiedad e incluso hambre frecuentemente hacen que las respuestas defensivas sean aún más severas.

Las terapias dirigidas a reducir la defensividad táctil busca evocar reacciones gradualmente más 

reguladas a una variedad de sensaciones táctiles. El objetivo es normalizar la manera en que el sistema
nervioso registra e interpreta la información táctil y desarrollar estrategias eficaces para hacerle frente
y entender y vivir con una sensibilidad más adaptada.


Qué Puedes Hacer Para Ayudar
Estas son algunas cosas que puedes hacer para intentar ayudar a tu niño o a otros miembros de tu
familia que parecen tener defensividad táctil:

• El tacto ligero, como las cosquillas, es normalmente el más irritante. Cuando toques a tu niño
intenta usar una presión constante y firme, en lugar de tacto ligero. En la escuela, la profesora
puede ayudar a que disminuyan las respuestas de irritación al tacto ligero colocando al niño al
principio o al final de la fila, o sentarlo a orillas del resto del grupo y no en el centro.
• La presión firme y constante tiende a calmar la irritación táctil. Esa es la razón por la que
espontáneamente nos frotamos cuando algo nos duele y como posiblemente surgieron los abrazos.
• Un masaje firme, presión (por ejemplo, envolver los brazos y las piernas en un material elástico
como un vendaje) o hacer un “sándwich” con el niño entre cojines puede ser útil.
• Pon atención al tipo de ropa, materiales de juego, o situaciones sociales (por ejemplo, caminar en
un centro comercial lleno de gente) que parecen despertar reacciones negativas en tu niño. Hasta
que el problema disminuya, trata de evitar esas situaciones (por ejemplo, permite que tu niño use
ropa de algodón puro si eso es lo que prefiere).
• Evita luchas de poder sobre este tema a menos que se trate de un problema de seguridad o algún
asunto vital. Es fácil pensar que el niño con defensividad táctil está tratando de manipularte para
hacer tu vida más difícil. Créele cuando te dice que algo le duele. Es muy probable que así sea.

Advertencia: Se debe investigar siempre cualquier cambio repentino o notable en el
comportamiento. Los niños con problemas de sueño, alimentación, alergias u otros tipos de
complicaciones médicas pueden tener una sensibilidad agudizada, incluyendosensibilidades al
tacto. Asegúrate que otros problemas médicos sean considerados y evaluados exhaustivamente
antes de asumir que las conductas son de naturaleza sensorial.

DEFENSIVIDADTACTIL: ALGUNAS PERSONAS SON MÁS SENSIBLES © es parte de una serie de “Páginas para Padres” relacionadas con el tema de integración sensorial escritas por Zoe Mailloux, OTD, OTR/L, FAOTA.
Pueden ser re-impresas con fines educativos debiendo incluirse el título completo y la información de los derechos de autor. Traducido por Judith Abelenda, Uutchi, Desarrollo Infantil www.uutchi.com; Lourdes Guzman, la Asociación Mexicana de Integración Sensorial AMIS, A.C. http://www.integracionsensorial.mx; and Maria Valeria Isaac, Ceril http://ceril.cl/

 

 

Por Zoe Mailloux, OTD, OTR/L, FAOTA 

Zoe Mailloux recibió su BS, MA y OTD grados en terapia ocupacional de la Universidad del Sur de California. Ella es reconocida nacional e internacionalmente dentro de la profesión de terapia ocupacional en el ámbito de la teoría y la práctica de la integración sensorial. Zoe ha participado en el desarrollo de pruebas y la investigación clínica relacionada con la disfunción de integración sensorial y el autismo y ella fue asistente de investigación de la Dra. A. Jean Ayres 1978-1984 durante el cual ella estaba involucrada en muchos proyectos clínicos y de investigación con el Dr. Ayres, incluyendo el desarrollo y estandarización de la SIPT. Zoe fue fundador de Pediatric Therapy Network, un centro de terapia infantil sin fines de lucro en el sur de California.Además, ha publicado numerosos artículos en revistas y capítulos de libros sobre estos temas. Zoe ha recibido una serie de premios profesionales, incluyendo el nombramiento de un miembro del AOTA en 1993. Ella también recibió un premio de excelencia de la Fundación de Investigación del Autismo en 2003, fue nombrado Profesor Wilma West en la Universidad del Sur de California en 2004, y recibió el Premio A. Jean Ayres en 2005 y el Premio Scardina Virginia a la Excelencia en 2008 por la Fundación Americana de Terapia Ocupacional. Zoe está interesada en las prácticas innovadoras que mejoren la satisfacción de vida en formas nuevas y eficaces para los niños y sus familias.

Fuente http://www.zoemailloux.com/uploads/1/6/0/8/16088620/tactile_def_spanish_final.pdf