Causas de una baja autoestima en niños con TDAH.

La autoestima es el concepto que tenemos de nuestra valía, y está basado en los pensamientos, los sentimientos, las sensaciones y las experiencias que vamos recogiendo sobre nosotros mismos durante toda nuestra vida.

El autoconcepto y la autoestima juegan un importante papel en la vida de las personas; y el hecho de que estos sean positivos es muy importante para la vida personal, profesional y social.

Lamentablemente, muchos niños con TDAH reciben comentarios negativos por parte de la familia, los profesores y los compañeros. De hecho, varios estudios demuestran que los niños con TDAH se valoran a sí mismos más negativamente y sienten que tienen más problemas, que son más impopulares y menos felices que el resto de niños de su edad.

                      

Esto puede deberse a diferentes motivos:

    • Sus dificultades para controlar su conducta, hacen que tenga problemas en sus relaciones con los demás (amigos, compañeros de clase, hermanos, etc.) y por lo tanto, sentirá que sus habilidades sociales son insuficientes.
    • El niño con TDAH, generalmente con bajo rendimiento escolar, se compara con sus compañeros y amigos, y piensa que vale menos que ellos, por ejemplo, se da cuenta de que ha necesitado toda la tarde para resolver un trabajo que sus amigos hicieron en una hora.
    • Estos niños suelen equivocarse más que el resto. Se esfuerzan en hacer bien las cosas, en agradar a los demás, pero los resultados no siempre son satisfactorios.
    • A raíz de todo este esfuerzo sin éxito, se sienten frustrados, y en muchas ocasiones exclaman: "Todo lo que hago me sale mal."
    • A menudo, deben enfrentarse a actividades que les exigen poner más atención o autocontrol del que poseen, aumentando así su sensación de frustración o fracaso.
    • Es muy difícil educar a un niño con TDAH. En unas ocasiones, se comporta de forma muy inteligente y madura y, en otras, parece más pequeño. Esto desconcierta a los padres; con frecuencia se enfadan con él y le regañan, dándole información negativa sobre su comportamiento.
    • Tras hacer mal algunas tareas, los adultos dejan de darle responsabilidades por miedo a que no las cumplan. De esta forma, el niño comienza a sentirse incapaz e inseguro.

Por ello, si el niño con TDAH no es tratado correctamente tendrá problemas de autoestima. Además, no sólo continuará teniendo dificultades para atender y controlar sus impulsos, sino que llegará a rechazarse a sí mismo, a la escuela, a los compañeros o amigos e incluso a la familia, mostrándose desmotivado para superar sus dificultades.

No debemos olvidar que el concepto que tenemos de nosotros mismos se va formando a lo largo de la vida, en todas las etapas por las que vamos pasando, y cada una nos aporta experiencias y sentimientos diferentes con las que vamos construyendo una sensación general de valía y capacidad personal. Por ello, debemos apoyar a los niños con TDAH, al igual que al resto de personas, a mejorar su percepción personal, demostrándoles su valía y las capacidades y actitudes positivas que tiene.


Bibliografía.

Mª. Ángeles Pérez Montero y Francisco Javier Rodríguez Laguia. La importancia de cuidar la autoestima.

Ángel Antonio Marcuello García. Autoestima y Autosuperación: Técnicas para su mejora.

 

 
OriginalOriginal