Ansiedad: Por qué es diferente del estrés

Por Peg Rosen

Hay un examen de matemáticas mañana y Catalina de 14 años debería estar estudiando. En cambio, ella está en su cama. “¡Yo no voy a tomar ese examen! ¿Qué pasa si la gente ve que no lo puedo hacer? ¿Qué si me va mal otra vez?”, ella grita a su madre.

La ansiedad es una sensación de temor y preocupación. Es fácil entender porqué Catalina y otros chicos como ella con dificultades de aprendizaje y de atención, tienen más probabilidad de tener ansiedad que otros chicos. Muchos de ellos tienen que trabajar el doble que sus compañeros. Además, otros chicos podrían estar acosándolos. Los chicos con dificultades de aprendizaje y atención podrían no tener las habilidades o la madurez para manejar estas situaciones.

“Cuando la ansiedad detiene a su hijo para funcionar y disfrutar la vida, probablemente sea tiempo de encontrar ayuda.”

Sin embargo, la ansiedad puede ser manejada. La clave es notar los signos y proveer lasherramientas que su hijo necesita para controlar la situación.

Continúe leyendo para aprender más acerca de cómo la ansiedad se diferencia del estrés y qué es lo que podría estar causando la ansiedad en los chicos con dificultades de aprendizaje y atención. También, infórmese acerca de cuándo tratar de obtener ayuda para la ansiedad de su hijo.

Ansiedad versus estrés

La ansiedad y el estrés están muy relacionados, pero no son lo mismo.

  • El estrés es una respuesta natural y normal cuando hay un desafío. Nuestros corazones laten más rápido y nuestras manos transpiran cuando estamos listos para actuar.
  • El estrés puede hacernos sentir nerviosos, enojados, frustrados e incluso ansiosos.
  • El estrés puede tener un efecto positivo. Por ejemplo, puede “estimular” a un niño para estudie para un examen.
  • El estrés puede también ser abrumador. Sentir estrés todos los días por un periodo de tiempo prolongado puede perjudicar nuestra salud física y mental.
  • La ansiedad hace que los chicos se sientan preocupados y temerosos. “¿Qué pasaría si?” es una frase común para los chicos ansiosos.
  • La sensación de ansiedad es, por lo general, exagerada en relación a la “amenaza” real o imaginada (por ejemplo, un niño llora aterrorizado porque tiene temor de entrar a una fiesta de cumpleaños).
  • Los niños ansiosos podrían estar esperando que algo mal va a pasar y no creen que ellos puedan ser capaces de manejarlo. (¡Esa abeja me va a picar y yo me voy a morir!)
  • Las sensaciones y sentimientos negativos asociados con la ansiedad, pueden venir de algo específico, como álgebra. La ansiedad también puede venir de algo más general como la sensación de inquietud que afecta la mayoría de la vida diaria.

Causas comunes de ansiedad

Casi todo las personas sienten ansiedad en algún momento de sus vidas. Pero los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención podrían tener razones adicionales para sentirse preocupados y temerosos. Incluyendo:

  • Ansiedad de no ser capaces de lograrlo: El jardín de infantes es, por lo general, cuando los niños con dificultades de aprendizaje y de atención muestran por primera vez signos de ansiedad. Ellos podrían notar que no pueden hacer lo que sus amigos pueden hacer. A medida que avanzan hacia la primaria, su ansiedad podría aumentar, si la diferencia entre sus habilidades y las de sus compañeros empeora.
  • Ansiedad acerca de sentirse diferentes: Mucho de las experiencias en la infancia está relacionada a la capacidad para integrarse a los grupos de otros chicos. Los niños con dificultades de aprendizaje y de atención podrían preocuparse que alguien pudiera notar si ellos reciben ayuda adicional o tiempo adicional en los exámenes. Podrían temer que alguien los vea en el salón de educación especial de la escuela. Los adolescentes, por otro lado, podrían temer que los otros chicos descubran que toman medicamentos o que van a ver a un terapeuta. Los niños con dificultades con las habilidades sociales, podrían querer ser parte de los grupos, pero temen que pudieran ser rechazados.
  • Ansiedad acerca del futuro: Los adolescentes con dificultades de aprendizaje y de atención podrían temer a lo que viene después del bachillerato. “Si no puedo pasar un examen de matemáticas, ¿cómo podría tomar un SAT?”. O, incluso, podrían estar preocupados de que no sean capaces de vivir lejos de su casa. Ellos podrían evitar lidiar con todas estas dificultades no tomando los exámenes o no queriendo hablar de los planes para después de la graduación.

Cuando la ansiedad se vuelve una dificultad

Cuando la ansiedad no le permite a un chicos disfrutar de la vida, ese niño podría tener un “trastorno de la ansiedad”. Las formas más comunes de los trastornos de la ansiedad incluyen:

  • Trastorno generalizado de la ansiedad: Su hijo podría estar “ansioso por naturaleza”. Él está preocupado por todo. Teme que alguien lo vea utilizando sus dedos de la mano para contar. No va al patio trasero de su casa porque hay un panal de abejas en la casa del vecino; podría tener pesadillas o dificultad para dormir.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (OCD, por sus siglas en inglés): La gente con OCD, por lo general, sigue rutinas o rituales extraños. Ellos creen que haciendo eso van a protegerse de que cosas malas o negativas. Por ejemplo, su hijo podría lavarse las manos cada vez que piensa en algo a lo que le tiene miedo.
  • Trastorno de pánico: Su hijo está aterrorizado cuando en realidad no hay un peligro real. En esos momentos podría sentir que su corazón late más rápido; puede sentir dolores en el pecho y dificultad para respirar y además sentir náusea o incluso temor a morir. Su hijo se preocupa de tener otro episodio y podría cambiar su conducta debido a que él tiene miedo de tener otro ataque de pánico.
  • Trastorno de ansiedad por separación: El miedo a la separación de mamá/papá/familiar es natural durante la infancia, pero es considerado un trastorno si su hijo no puede superar esa etapa, continúa colgado de usted y no puede separarse fácilmente de usted cuando va a la escuela o a otro lugar.
  • Trastorno de la ansiedad social: Su hijo podría estar temeroso de las situaciones sociales. Si usted lo obliga a salir con un amigo o a ir a una fiesta, él podría llorar o hacer un berrinche. Podría ser muy tímido alrededor de gente que no conoce y evitar jugar con sus compañeros de clase.
  • Fobias: Su hijo podría ser extremadamente temeroso de alguna cosa particular, como las abejas, la oscuridad o los médicos. Su fobia podría hacer que él no pueda involucrarse en actividades y provocar que él grite o actúe de manera desproporcionada a las circunstancias.

Cuándo buscar ayuda

Cuando la ansiedad detiene a su hijo para funcionar bien o disfrutar la vida, es probablemente el momento para buscar ayuda. El psicólogo de la escuela podría sugerir a un especialista para ayudar a los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención. El terapeuta puede trabajar con usted y su hijo para manejar la ansiedad. También puede ser que usted sea referido a un médico para que su hijo reciba medicación si fuera necesario.

Los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención tienen razones para sentirse ansiosos. Esto no quiere decir que la ansiedad no pueda ser manejada. Infórmese acerca de los signos de la ansiedad y el estrés para que usted pueda ser capaz de identificar estos sentimientos en su hijo. De esta manera podrá trabajar con él y quizás con un terapeuta para mantener las preocupaciones bajo control.

Puntos clave

  • La ansiedad es un sentimiento de preocupación o miedo.
  • Los chicos con dificultades de aprendizaje y de atención por lo general tienen ansiedad debido a su temor de no poder lograr estar al mismo nivel que sus compañeros, y de no poder integrarse en los grupos.
  • Cuando la ansiedad hace que su hijo no pueda disfrutar de la vida, es tiempo de buscar ayuda profesional.

Acerca del autor

Retrato de Peg Rosen

Peg Rosen escribe para publicaciones digitales e impresas, incluyendo ParentCenterWebMD,ParentsGood Housekeeping andMartha Stewart.

Revisado por

Retrato de Elizabeth Harstad

Elizabeth Harstad, M.D., M.P.H.,es pediatra del desarrollo conductual en Boston Children’s Hospital.